Churros caseros

Cómo hacer churros caseros

Churros con chocolate

El chocolate es para los españoles lo que el té para los ingleses. Y al igual que a los ingleses les gusta acompañar el té con unas pastas, a nosotros nos gusta acompañar esta bebida deliciosa con algo más contundente, como los clásicos churros, por ejemplo.

Los churros con chocolate son perfectos para un desayuno, la merienda o la cena, cualquier momento es bueno. Seguro que los has tomado la madrugada del primer día del año, pues es un desayuno muy típico tras la fiesta de Nochevieja.

Churros con chocolate

El chocolate debe ser espeso y cremoso, lo suficientemente grueso como para que cubra y se aferre al churro cuando se sumerge, pero lo suficientemente fino como para beberlo. Y los churros perfectos son crujientes por fuera, pero suaves y esponjosos por dentro.

Ingredientes para 4 tazas de chocolate y 10-12 churros

Para los churros:

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de harina para todo uso
  • ¼ cucharadita de sal
  • Aceite de girasol para freír
  • 50 gramos de azúcar para espolvorear en los churros

Para el chocolate a la taza:

  • 170 gramos de chocolate con al menos 58% de cacao, troceado
  • 100 gramos de azúcar, más o menos al gusto
  • 500 ml de leche
  • 500 ml de agua
  • 30 gr de harina de maíz
  • ¼ cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Elaboración paso a paso

Para elaborar el chocolate caliente:

Paso 1. En una cazuela grande, mezcla el chocolate troceado, el azúcar, la leche y el agua. Ponlo a calentar a fuego medio, removiéndolo de vez en cuando, hasta que el chocolate se derrita por completo.

Paso 2. Disuelve la harina de maíz en 250 ml de agua fría, hasta que hayan desaparecido los grumos. Incorpora esta mezcla en la cazuela con el chocolate, y cocínalo a fuego medio-alto, sin parar de removerlo, hasta que la mezcla de chocolate comience a burbujear.

Paso 3. Reduce el fuego y continúa con la cocción 2 minutos más, hasta que el chocolate espese. Retira el chocolate del fuego y agrega la vainilla. Mantén el chocolate a fuego muy bajo para que no se enfríe, hasta que tengas los churros listos.

Para elaborar los churros:

Paso 1. Calienta el agua y la sal en una cazuela a fuego medio-alto hasta que empiece a hervir. Retira la cazuela del fuego, añade la harina de golpe y remuévelo enérgicamente con una cuchara de madera hasta que la mezcla forme una bola, aproximadamente 1 minuto.

Paso 2. Transfiere la masa de churros a una churrera o manga pastelera con una gran punta de estrella. Aprieta la masa para extraer un churro y córtalo cuando tenga 15 cm aproximadamente. Ve colocando la masa formada sobre la encimera. Sigue formando churros hasta acabar con la masa.

Paso 3. Prepara un a sartén amplia y honda con una buena cantidad de aceite de girasol (lo suficiente para cubrir por completo los churros), y caliéntalo a fuego medio-alto. Espera a que el aceite se caliente bien, aproximadamente a 180ºC. Para comprobar la temperatura puedes utilizar un termómetro o añadir un trocito de pan antes de añadir los churros.

Paso 4. Fríe los churros en el aceite caliente, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que estén dorados, unos 2 minutos por cada lado. Transfiere los churros fritos a un plato cubierto con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite y que no queden aceitosos.

Paso 5. Prepara un plato con azúcar esparcido, y reboza los churros en el azúcar. Ya puedes servir el chocolate en las tazas y los churros en una bandeja, y empezar a mojar.