Churros caseros

Cómo hacer churros caseros

Churros de chocolate

Los churros son una receta tan sencilla pero versátil a la vez, que soporta un gran número de ingredientes, como la receta que vamos a compartir con vosotros en este artículo, unos deliciosos churros de chocolate, algo que posiblemente nunca antes habrías probado.

Si decimos churros, todo el mundo los conoce y parece mentira que algo tan sumamente sencillo haga que disfrutemos como niños cuando los comemos. Si llevas tiempo sin comerlos, si nunca los has probado o preparado, te invitamos a leer este artículo para que aprendas a hacer unos deliciosos churros de chocolate.

Churros de chocolate

Ingredientes de la receta de churros de chocolate

  • 400 gramos de harina.
  • 600 mililitros de agua.
  • 200 gramos de cacao en polvo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (Al gusto)
  • Azúcar (opcional)

Si eres de esas personas a las que les encantan los churros pero quieren probar un sabor diferente, con estos ingredientes y la sencillez con la que se preparan, seguro que no tardarás en ponerte manos a la obra y prepararte una merienda sin igual. Y si eres de los que son unos auténticos chocolate lovers, además del cacao que incluiremos en los ingredientes, podrás acompañarlos de un chocolate bien espeso.

¿Te animas a prepararlos?

Modo de elaboración de los churros de chocolate

Lo primero que hay que hacer es tamizar la harina que se usará en esta receta, para eliminar su apelmazamiento y evitar que se formen grumos, consiguiendo así una masa mucho más homogénea y uniforme para conseguir los mejores churros.

Una vez tamizada en un bol, incorporaremos el cacao en polvo. Vale de cualquier marca, pero siempre será mejor una marca conocida que tenga un sabor más intenso, con lo que el resultado será mucho más delicioso. Si en esta ocasión no te sabe demasiado a chocolate, prueba a ir aumentando la cantidad, pasando de 200 a 250 gramos para una próxima vez, por ejemplo.

Pondremos a calentar el agua con un poco de sal en una cazuela y cuando comience a hervir, lo que hay que hacer es ir agregando la mezcla de la harina y el cacao poco a poco mientras se va removiendo con unas varillas para conseguir que los ingredientes secos se vayan integrando con el agua.

Hay que ir poco a poco mezclándolo hasta que todo quede agregado y consigamos una masa homogénea, tanto que pueda despegarse de la cazuela al removerla, lo que nos revelará que la masa está completamente lista y con la que ya podremos comenzar a trabajar.

Para comenzar hay que dejar que la masa de los churros esté a temperatura ambiente, aunque es mejor que ésta se encuentre fría. Cuando esté lista la pondremos en una churrera o en una manga pastelera con un accesorio de seis puntas, como tienen los churros.

Mientras tanto echaremos una abundante cantidad de aceite de oliva en una sartén y lo calentaremos para que tenga una buena temperatura. Cuando el aceite esté humeando comenzaremos a echar los churros en el aceite, teniendo especial cuidado de no salpicarnos con el aceite hirviendo.

Con una espumadera iremos dando vueltas a los churros preocupándonos de que se frían bien por todos lados y queden dorados. A la hora de sacarlos hay que ponerlos en una bandeja con papel absorbente para recoger el exceso de aceite. En este momento se puede espolvorear azúcar por encima, bien sea blanca o morena, o si quieres más sabor a chocolate puedes espolvorear una cucharadita de cacao en polvo. A la hora de consumir hay que hacerlo siempre cuando estén calientes, fríos no saben igual.

Ahora que ya sabes cómo hacer churros de chocolate... ¿cuándo vas a hacer esta receta?