Churros caseros

Cómo hacer churros caseros

Receta de churros mexicanos

Aunque los churros se hayan inventado en España, son muchos países los que tienen su propia receta y en este caso queremos irnos al otro lado del mundo para compartir con vosotros la receta de los churros mexicanos.

Se parece mucho a la receta tradicional española, pero si queréis hacer unos "churros internacionales" os invitamos a que sigáis leyendo porque vamos a compartir con vosotros la receta.

Receta de churros mexicanos

Se trata de una de las recetas de los churros tradicionales que podemos encontrar en el país norteamericano y que tienen una gran aceptación. Son, como la mayoría de los churros, muy fáciles de hacer, requiere de ingredientes sencillos y su sabor es excelente.

Ingredientes para preparar los churros mexicanos

  • 250 mililitros de agua.
  • 150 gramos de azúcar glas.
  • 125 gramos de harina.
  • 125 gramos de mantequilla.
  • 3 huevos grandes.
  • 1 cucharada de canela en polvo.
  • 1 cucharadita de sal fina.
  • Aceite de oliva virgen extra (suave)

Como has podido ver, los ingredientes son un poco diferentes a los que puedas tener por costumbre para hacer unos churros, pero la forma de prepararlos es muy parecida, por lo que no te costará trabajo poder prepararlos en casa y disfrutar del auténtico sabor que tienen los churros que hacen en México.

Así se preparan los churros mexicanos

Pondremos a calentar una cazuela con el agua, la sal y la mantequilla hasta que todo comience a hervir. Mientras tanto, iremos tamizando la harina para hacerla más fina y de esta forma evitar que se puedan formar grumos. Cuando el agua esté comenzando a hervir iremos añadiendo la harina poco a poco sin dejar de remover con unas varillas para que todo se vaya mezclando correctamente.

Hay que ir con paciencia pero sin parar y conseguiremos que todos los ingredientes se mezclen correctamente, creando una masa homogénea que si está correctamente hecha, podremos despegar del fondo de la cazuela cuando esté lista. La sacaremos del fuego y la pondremos en otro recipiente para que se enfríe.

Mientras tanto batiremos los huevos junto a una cucharada de canela en polvo y lo mezclaremos todo con la masa que tenemos reservada, pero solo cuando ésta esté fría para evitar que el huevo se acabe cuajando al unirlas. Este paso también requiere de paciencia para conseguir que todo se integre de manera correcta.

Si os resulta pesado, podéis ponerlo todo en un procesador de alimentos para que se encargue de hacer la mezcla durante unos minutos hasta que todo se haya convertido en una masa con cierta consistencia.

El siguiente paso es meter la mezcla en una churrera o en una manga pastelera con un accesorio de seis o siete puntas. Pondremos una sartén con abundante aceite de oliva a fuego fuerte porque esta es una de las claves para que los churros salgan perfectos.

Cuando esté bien caliente se comienzan a echar los churros, procurando que sean rectos y hay que freírlos bien por todos lados para que queden dorados. Los sacamos y pondremos sobre una bandeja con papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite de la fritura.

En el momento en el que los hayamos hecho todos, se pueden pasar los churros sobre un plato en el que se haya puesto azúcar glas para que queden bien cubiertos y se sirven en caliente. Aunque no todo el mundo puede tomar este azúcar o no le gusta. En este caso se puede acompañar con un vaso de chocolate bien espeso, con frutas o sencillamente tal cual ha salido de la sartén, que también estará delicioso.

¿Has probado alguna vez a hacer los churros mexicanos?